Ano Otomege wa Watashi-tachi ni Kibishii Sekai Desu – Marie IF Volumen 1 2

A+ A-

Capítulo 2 – División de rutas

Creo que debí elegir la comida con pescado. 

La vida está llena de decisiones, y la gente está obligada a aceptar los resultados de estas.

Se podría decir que es nuestra responsabilidad.

Era hora del almuerzo y había comida con carne y con pescado para elegir, por lo que elegí la comida con carne sin pensarlo demasiado.

Pero, luego de ver cómo los demás estudiantes estaban disfrutando mucho de la comida con pescado, no pude evitar pensar en que había tomado la decisión incorrecta.

–La carne estaba buena, pero me da algo de pena pensar que me perdí la oportunidad de probar ese pescado.

Bueno, como ven, mi vida está llena de elecciones, pero ahora mismo estaba preocupado, pensando en qué decisión tomar en una elección un poco diferente a las habituales.

Luxion– no la nave espacial, su cuerpo principal, sino una versión más pequeña de él, cilíndrica y de metal, del tamaño de una bola de softbol, estaba flotando cerca de mí.

Él me estaba viendo con su lente que se escondía detrás de un ojo con una luz roja.

“¿Qué es eso que estás haciendo desde hace un rato?”

“¿Esto?”

Habían unos asientos debajo de unos árboles en el patio de la escuela, árboles muy parecidos a los de cerezos.

Me encontraba recostado sobre uno de esos asientos, mirando al cielo.

Observaba la luz del sol que pasaba por en medio de las ramas de los árboles mientras con mi dedo jugaba con una moneda de oro.

“Pues, la verdad es que ando pensando en algo.”

“¿Hay algo que te preocupe? Juzgando por la moneda en tu mano, debe tratarse de un tema económico. Si ese es el caso entonces prepararé el dinero que quieras.”

“Nah, no es eso.”

La inteligencia artificial de la nave espacial gigante estaba aquí cerca de mí en forma de una bola de metal para protegerme.

Esa era la forma actual de Luxion.

Como era de esperarse de un objeto de pago de ese juego, sus características son simplemente asombrosas.

Si quisiera, podría tomar una piedra común y corriente y transformarla en dinero.

Como originalmente fue construido para ser un barco de inmigrantes, sus desarrolladores le dieron todo tipo de funciones.

Pero, aunque tenga características asombrosas y toda la cosa, él no entiende a detalle los sentimientos de las personas.

“¿Recuerdas lo que te dije antes? Este mundo está basado en un otomege, y no solo eso, sino que ahora soy compañero de grado de la protagonista y los otros personajes.”

Al explicarle eso Luxion gira el lente de su ojo hacia otro lado.

Todo como si hubiera perdido el interés en mi historia.

“¿Otra vez con esas alucinaciones?”
“Ya te dije que no estoy loco. Es más, mi propia existencia ya es prueba que lo que digo es verdad, este es el mundo de ese otomege.”

“Pues me niego a aceptarlo. El propósito de mi creación fue para llevar a la vieja humanidad al espacio donde no existen las partículas mágicas y buscar un nuevo planeta para habitar. Me niego a aceptar que fui creado como un simple objeto de pago.”
“Pues así estaba en la historia.”

“… Parece que no tiene caso seguir hablando de esto.”
Luxion no se creía que este mundo fuera el mundo de ese otomege.

Es más, yo tampoco quería creerlo, y de ser posible quiero estar equivocado.

Pero a los pocos días luego de entrar a esta escuela, esa realidad me golpeó sin misericordia.

“Pero todo lo que predije se cumplió, ¿no? El príncipe y esos famosos nobles también existen.”

“Todo eso es perfectamente predecible. No voy a negar que me sorprenden las cosas que sabes, pero eso no es razón suficiente para creer que todo lo que dices es cierto. Es más, pienso que simplemente y por alguna razón pudiste predecir el futuro y tu mente lo asimiló con ese otomege del que tanto hablas.”

¿Predecir el futuro? ¿Yo, que jamás pude adivinar ni el clima? Imposible.

“¿Entonces dices que todo lo de mi vida anterior fue una alucinación? La verdad eso sí que no me lo quiero creer.”

“Es probable que hayas visto algo parecido a una vida pasada dentro de un sueño o en una alucinación.”

“¿En serio tanto quieres negar mi vida pasada?”
Tenía 5 años cuando recuperé mis recuerdos. 

Todo lo sentí tan real que muchas veces me llegué a preguntar si me estaba volviendo loco.

¿Acaso estos recuerdos solo eran producto de mi imaginación? 

¿Y si yo mismo creé esos recuerdos que vi? 

Hubo una época en la que me pregunté eso muchas veces.

Es más, incluso ahora soy incapaz de recordar mi propio nombre de mi vida pasada.

Tampoco recuerdo el rostro de mi familia ni muchos más detalles.

Me quedé callado pensando en eso y Luxion aprovechó para buscar una respuesta a la interrogante de hace rato.

“¿Y bien? ¿Entonces qué haces con esa moneda?”

“Por nada en especial. Es que hoy en el receso, se supone que sucede el evento del encuentro entre la protagonista y el príncipe heredero.”

“¿Evento de encuentro? Si no mal recuerdo, los eventos eran sucesos forzados entre la protagonista y los chicos a conquistar, ¿no?”
“Sí, eso mismo.”

El nombre de la protagonista es Olivia, Olivia-san tal y como estaba diseñado por defecto en el juego.

Y el nombre del príncipe heredero, del próximo rey de este país es Julius Rafa Holfart.

Era un chico alto, delgado y con buen rostro, de cabello azul oscuro.

Sumado a todo eso tenía una muy buena posición social así que era toda una celebridad entre las chicas.

Revisé la parte delantera y trasera de la moneda.

La moneda tenía grabada a una mujer en la parte delantera y en la parte trasera el emblema del reino de Holfart.

“No sé si debería ir a ver o no ese evento.”

Al decir eso, Luxion rápidamente se hizo una idea de mis intenciones y dijo con exasperación.

“–¿En serio vas a decidir si ir a espiar o no tirando una moneda? ¿Esa decisión tan absurda es la que te preocupa?”
Sentí que me estaba diciendo que soy un tipo que se preocupa por tonterías, pero no le presté atención y seguí hablando.

“Es que, la verdad no quiero involucrarme demasiado en la historia. Ya sabes, aquí no soy más que un mob, ¿no? Prefiero guardar mi distancia. Pero, me muero por ver cómo le dan un buen bofetón a ese niño bonito en el evento del encuentro.”

No quería involucrarme en la historia, y tampoco quería acercarme a la protagonista. 

Pero ya había visto el evento del encuentro entre ambos muchas veces.

Por eso, quería verlo de cerca esta vez en carne y hueso. 

Aunque tampoco eran unas ganas hasta el punto de decir, ¡no me lo quiero perder!
Por eso decidí sacar esta moneda y dejarle esa decisión a la madre suerte. 

Tiré la moneda dorada hacia arriba, impulsándola con mi dedo, y luego de que girara unas cuantas veces la atrapé.

Al quitar mi mano y ver qué salió… fue el lado donde estaba grabado el rostro de la santa.

Me levanté del asiento.

“Salió cara. Bien.”

“¿No te han dicho que espiar es de mal gusto?”

“Solo daré una vuelta por el patio.”

“Considerando que todo fue planeado, dudo que pueda llamar a eso una casualidad.”
Luxion se acercó a mí y luego se hizo transparente, haciéndose uno con el panorama.

Y así, ambos nos dirigimos al patio trasero de la escuela.

Atrás de la escuela había un jardín, aunque siempre le llamamos patio trasero. 

Allí había un estanque, y el príncipe Julius estaba parado mirando hacia él.

Su expresión era la de alguien amigable, pero al mismo tiempo algo de él hacia que fuera difícil acercarse.

Estaba detrás de uno de los pilares del edificio, escondido observando todo mientras hablaba en voz baja con Luxion.

“Vaya, qué suerte tienen los guapos. Cualquier cosa que hagan ya se ve como si fuera un retrato viviente.”
“¿Estás celoso?”
“Un poco. Pero falta poco para que la protagonista le dé un buen bofetón a esa cara bonita. Ya no puedo esperar.”

“Como siempre, no puedo dejar de alabar tu maravillosa personalidad.”

“Y como siempre tú estás lleno de sarcasmo.”

“Bueno, eres tú el que está– ¿Oh?”
Luxion movió la lente de su ojo y miró a una chica que estaba acercándose lentamente hacia aquí.

No se había dado cuenta de nuestra presencia.

Por un instante pensé que era la protagonista, pero no se parecía en nada a la que había visto en la portada del juego.

La chica que se estaba acercando era pequeña, con un largo cabello rubio.

Lo único parecido era su color de ojos, pero no se parecía en nada más a la protagonista.

“A esta la he visto ya varias veces por aquí.”

“Es tu compañera de grado, así que no es raro que la veas por aquí.”

“Pues, sí, tienes un punto.”
La había visto ya varias veces, pero había algo en ella que me llamaba demasiado la atención.

No era una sensación agradable, sino más bien irritante.

No es como si le tuviera algún tipo de rencor, pero no puedo evitar no irritarme al verla.

“Amo, parece que está tratando de acercarse a Julius. ¿Ella es la protagonista?”

Empecé a moverme teniendo cuidado de que la chica no se diera cuenta.

“No, no es ella.”
La protagonista de la portada era más alta y con mucho más carne en su cuerpo.

Así que dudo mucho que ella se la protagonista.

Me acerqué a ella sin que se diera cuenta y escuché sus murmullos.

Parecía estar muy nerviosa, viendo a su alrededor para confirmar que no hubiera nadie.

Aunque yo estaba muy cerca, pero ni se dio cuenta de eso.

“Cálmate, Marie. Solo debes aprovechar muy bien el encuentro con el príncipe para que te conozca, y el resto ya será pan comido.”

Al escuchar eso entendí todo de inmediato.

–Aah, esta tipa es igual que yo.

Apenas escuché eso de usar el evento del encuentro con el príncipe, me apresuré a detenerla.

“Luxion, sígueme.”

Me acerqué en silencio hacia la chica, hacia Marie que estaba buscando la oportunidad para acercarse al príncipe, y cuando estuvo a punto de dar un paso para hablarle, la tomé por detrás.

Tomé sus brazos con fuerzas, la tapé la boca con mi mano y traté de alejarla de este lugar a la fuerza.

“¡Hmm!”
Marie se sorprendió, no sabía qué estaba pasando. 

Mientras tanto yo la cargué en mis brazos y aunque se resistió, me apresuré a llevarla lejos de aquí, a un lugar donde no hubiera nadie.

“No quiero que nadie nos vea.”

Al decir eso, Luxion volvió a hacerse visible y me enseñó el camino.

“Entonces sígueme.”
Así, seguí a Luxion, llevándome a cargas a Marie.

El único lugar en la escuela donde nadie nos podía ver era entre el almacén y la valla de la escuela.

Además, no estaba muy lejos del lugar en el que estábamos.

El lugar estaba cubierto por un montón de árboles, y como era de esperarse, no había nadie así que aquí era posible hablar.

Liberé a Marie y esta retrocedió mientras me miraba con enojo y miedo.

“¡¿Q-Qué rayos crees que haces?! Tenía asuntos por atender. ¿Crees que saldrás ileso luego de haberme hecho esto? No te lo perdonaré.”
Dijo Marie, pero aunque tratara de hacerse la valiente, sus piernas estaban temblando. 

Parece que la asusté.

Y, por alguna razón, al verla actuar de esa forma se me vino a la mente mi hermana menor en mi anterior vida. 

Era raro porque ella no se parecía a Marie en nada… ¿o tal vez sí? De hecho la atmósfera de ambas creo que son similares.

¿Será que de allí viene mi animadversión por ella?

En todo caso, decidí preguntarle directamente su objetivo.

“¿No querías que interrumpiera tu intromisión en el evento del encuentro con el príncipe?”
Marie entendió al instante y por completo el significado de mis palabras, abriendo sus ojos con sorpresa pero luego volviendo a la normalidad lentamente.

Su mirada cambió a una fría y tranquila expresión, sin miedo. 

Parece que se había dado cuenta que yo era igual que ella.

“Veo que los dos somos iguales.”

Ahora con esa respuesta ya no tenía duda alguna.

Y ella tampoco parecía tener intenciones de ocultarlo.

“¿Qué es lo que quieres? ¿Por qué intentas hacer todo esto?”

“¿Qué quieres decir?”

“Te pregunto que por qué te quieres entrometer en el evento del encuentro.”
La verdad es que ya tenía una idea del por qué ella estaba allí, pero le hice esa pregunta porque quería confirmarlo de ella directamente.

“—¿Y a ti qué te importa?”
Dijo Marie, desviando su mirada de mí. 

Parece que acerté. Ella estaba tratando de entrometerse en el evento y quitarle su entrada a escena a la protagonista.

“Claro que me importa. ¿Es que no te das cuenta de lo que estabas por hacer?”
Le advertí que no hiciera nada fuera de lugar, pero ella se negaba a escuchar.

“¡Cierra la boca! ¡Y déjame ir rápido, ya no falta mucho para que llegue esa protagonista!”
Marie intentó huir, pero la empujé hacia atrás y con ambos brazos la arrinconé contra una pared para que no pudiera hacerlo.

A pesar de lo pequeña que era, ella intentó resistirse. 

No obstante, esta vez fui un poco más agresivo.

“Te dije que te metas en lo que no te llaman. Escucha, si la protagonista no conoce al príncipe, el mundo será destruido.”
Si la protagonista no se vuelve pareja de alguno de los chicos, el juego entra en game over. 

En otras palabras, se va a la mierda.

Y todavía es muy pronto para sacar un game over en esta vida, así que de poder evitarlo, quiero hacerlo.

“¿Ahh? ¿Qué idioteces estás diciendo? Si vas a amenazarme al menos elige algo mucho más creíble. Escucha, si no me dejas ir voy a gritar por ayuda. Si grito y alguien viene tu vida en esta escuela, no, toda tu patética vida se acabará.”
Dijo ella con una sonrisa malvada. Fue entonces que entendí lo basura que era.

Era tan basura como mi hermana menor en mi anterior vida.

Pero ella tenía razón. Si Marie gritaba, era obvio que yo me convertiría en el malo de la película.

Pero, había algo que no me cuadraba.

¿Por qué ella quiere meterse con el príncipe?

“Tú también jugaste a ese otomege, ¿no? ¿Entonces por qué tratas de arruinar los eventos?”

“¿Acaso no es obvio? Yo quiero–”

En medio de nuestras palabras, escuchamos a otras personas gritando. 

Marie y yo nos miramos el uno al otro y rápidamente corrimos en dirección a ese lugar. 

Para cuando llegamos, lo primero que escuchamos fue el placentero sonido de una bofetada.

Y nosotros dos sabíamos muy bien qué significaba eso.

Me rasqué la cabeza con remordimiento al darme cuenta de ello.

“Diablos, me perdí el evento.”

Yo solo sentí un pequeño remordimiento por haberme perdido la maravillosa escena en la que el príncipe Julius era abofeteado. 

Pero al parecer para Marie fue diferente.

Ella retrocedió hasta una pared y luego cayó sobre sus rodillas.

Sus ojos estaban llenos de lágrimas.

“No puede ser…¿por qué justo ahora? Justo ahora que pude entrar a la escuela… ¡¿ahora qué sentido tienen los 10 años que pasé preparándome para esto?!”
Luego comenzó a llorar sin parar.

La verdad es que incluso me dio un poco de pena.

“O-Oye.”
“¡Y yo que pensé que esta vez podría llegar a ser feliz! ¡Pero ahora por tu culpa… por tu gran culpa seguiré siendo pobre por siempre!”

Marie comenzó a culparme mientras lloraba.

–Me fastidia mucho ver a una mujer llorando.

“Amo, ¿no sería mejor que ambos compartieran información?”

Sentí que era necesario hacer eso que acababa de sugerir Luxion.

Dudo mucho que ella se haya pasado todo el juego, porque de lo contrario no pensaría en arruinar este evento.

“Es verdad. Oye Marie, ya deja de llorar. Levántate y vamos a hablar de–”

Traté de ayudarla a levantarse extendiéndole mi mano derecha, pero ella la rechazó con fuerza. 

Todavía con lágrimas en los ojos, ella me miró con enojo.

Estaba apretando su mano con fuerza, un claro signo de que estaba furiosa.

“Te juro que no me olvidaré de esto.”

Luego de decir eso, ella se puso de pie, se dio la vuelta y se fue corriendo.

“¡H-Hey!”
Traté de hablarle para detenerla, pero ella no escuchó nada y se fue.

Volví a recoger mi mano y en eso Luxion dice.

“Parece que ahora te odia.”
“–Así parece.”
Me di la vuelta y miré hacia el estanque.

Allí todavía estaba el principio Julius, sonriendo luego de ser abofeteado.

“Vaya, parece que de verdad no sabías nada de mí.”

Frente al príncipe que estaba sonriendo se encontraba una chica de cabello corto con una expresión de confusión.

Al ver esos ojos color agua, su cabello castaño y esos enormes pechos, me di cuenta de inmediato de quién era.

–Ella es la protagonista.

“N-No te conozco. Esta es la primera vez que nos vemos.”

“Aun así, debo admirar tu personalidad, porque hay que tenerla para ser una plebeya y aun así golpear a un noble.”

Dijo Julius jugando un poco con ella, y fue entonces que la protagonista… Olivia-san recordó que todos en esta escuela eran nobles y se asustó.

Olivia-san es una plebeya. 

Pero por su talento, fue admitida como una estudiante becada. 

Y por eso, y sin importar qué tipo de irrespeto haya cometido la otra persona, golpear a un noble era un acto imperdonable.

“U-Uhh.”

Olivia-san no sabía qué hacer o decir, pero el príncipe Julius le habló muy dulcemente.

“Tranquila, no estoy enojado ni nada por el estilo. ¿Qué te parece si nos presentamos primero? Mi nombre es Julius Rafa Holfart.”

Al decirle su nombre completo, Olivia-san finalmente lo reconoció.

“–¿Eres el príncipe?”

“Exacto. Y tú la chica que abofeteó a ese príncipe… debo decir que es la primera vez que conozco a una mujer como tú.”
El príncipe Julius sonrió, pero Olivia-san se quedó totalmente pálida.

Me quedé viendo toda la escena desde las sombras, pero había algo que no me cuadraba.

“Se supone que este evento aumentaba el nivel de afecto del príncipe, pero ahora que lo veo bien… ¿esto no hace no más que asustar a Olivia-san?”
El hombre al que le dio una bofetada resultó ser el príncipe, sorpresa – una bastante indeseada para Olivia-san.

Al príncipe no parecía importarle mucho el golpe que recibió, pero el rostro de Olivia-san estaba lleno de desesperación.

–Si lo pienso bien, aquí en la realidad sus acciones ciertamente son actos con consecuencias, ¿será por eso?
Luxion estuvo de acuerdo con mi opinión

“Ella realmente parece estar preocupada.”
“Pensé que el evento en la vida real sería más interesante, pero supongo que no fue lo que esperaba.”

 

“¡Maldición, maldición, maldición! ¡¿Quién rayos se cree que es ese maldito mob?! ¡¿Qué le da derecho a entrometerse en mi camino a la felicidad solo por ser también un reencarnado?! ¡No lo perdonaré!”
Detrás del almacén de la escuela donde no había nadie, Marie se encontraba golpeando una pared para liberar la frustración que tenía adentro.

Ella no podía aguantarlo, sentía mucha rabia porque la interrumpieron cuando trató de entrometerse en el evento del encuentro de Julius.

Ella trató de calmarse, respirando mientras sus hombros subían y bajaban.

Marie cambió rápidamente de perspectiva y esta vez recordó los rostros de los demás chicos, los otros objetivos a conquistar.

“Todavía quedan más, quedan 4 más de ellos. Estoy segura de que con uno–”

Estaba segura de que alguno de esos cuatro chicos caería ante ella.

Pero ellos no eran chicos comunes y corrientes.

Eran nobles famosos, con poder, fortuna y renombre.

Son chicos que podrían hacerla feliz, algo que ningún hombre en su vida pasada pudo hacer.

“Todavía me quedan 4 oportunidades. Sí, todavía no todo está perdido.”
Marie planeaba involucrarse con todos para así aumentar sus posibilidades.

Por eso decidió entrometerse en el evento del encuentro con el principio, porque de esa forma sería más fácil.

Además, ella sabía muy bien qué elección tenía que tomar para alegrar a cada uno de ellos.

Así que, si lograba conseguir la oportunidad, el resto era pan comido ya que ella sabía la personalidad y los gustos de cada uno de los chicos.

“Aunque es una lástima no haber podido involucrarme con el príncipe. Es decir, él será el próximo rey, ¿no? Estoy segura de que con él hubiera podido ser feliz.”

Ella quería una vida diferente a la anterior, sin violencia ni problemas de dinero.

Por eso, ella golpeó levemente sus dos mejillas para motivarse a seguir persiguiendo ese sueño.

Pero– había algo que le molestaba.

“No puedo quitarme de la cabeza a ese molesto mob. No sé por qué, pero… se parecía un poco a mi he-hermano.”

Marie presionó su frente contra la pared, desanimándose otra vez. 

Una vez reencarnó, ella fue incapaz de volver a recordar el nombre o rostro de su hermano mayor.

Antes ella tenía una foto de él en su celular, por lo que podía recordar cuando quisiese, pero ahora, en este mundo, no podía recordarlo más.

Pero el chico con el que se encontró hace un rato, el que se entrometió, tenía una atmósfera similar al de su hermano.

Y precisamente eso la hacía enojar.

“¡Ya de por sí me enoja que se parezca a mi hermano, y no contento con eso se atreve a meterse en mi camino! ¡Es de lo peor! … Realmente es de lo peor.”

“Disculpe~ ¿Puedo preguntarle algo? ¿De casualidad le gusta ese libro? A decir verdad es uno de mis favoritos~”

Estaba viendo una proyección en la pared, usando el lente de Luxion como un proyector.

En el video se podía ver a Marie hablándole a un noble en la biblioteca. Él era Brad fou Field. 

Brad era un chico de cabello púrpura, hijo de la casa del marqués Field.

No era muy alto, y tampoco parecía dársele bien el combate cuerpo a cuerpo, pero era muy talentoso con la magia y en clase tiene las mejores calificaciones.

Él sería de la clase mago dentro de un juego, y como es obvio, es uno de los chicos que se pueden conquistar dentro del otomege.

Luego de escuchar a  Marie, Brad suspiró y la miró.

“Tus sentimientos me halagan, pero me temo que no puedo aceptarlos.”

“¿Eh? D-Disculpa, ¿qué?”

Sus palabras eran gentiles, pero su actitud mostraba un claro color a rechazo que hizo que Marie retrocediera. 

Las palabras que había dicho Marie eran las mismas que decía Olivia-san en el primer evento con Brad.

La historia es que ella está estaba interesada en el libro que leía Brad, y desde ahí empezaba su relación… Pero parece que ese truco no le funcionó a Marie.

Brad la estaba viendo con mucha incomodidad.

“Solo dices eso para llamar mi atención, ¿no?”

“¿Eh?”
“Dices estar interesada en el libro que estoy leyendo, pero tu mirada y actitud no dicen lo mismo.”

¿Se dio cuenta que ella no estaba mirando el libro mientras decía que le gustaba? 

Al parecer estos tipos son más inteligentes de lo que pensaba.

Marie se quedó callada, mientras que Brad todavía incómodo, se rascó la mejilla con su dedo.

“Bueno, la verdad es normal enamorarse de un joven tan apuesto como yo, así que no te sientas culpable por intentarlo. Ah, organizaré una fiesta de té en mayo, si quieres puedes venir, eres totalmente bienvenida.”
Luego de decir eso, Brad se levantó, tomó sus libros y se alejó de Marie.

Ella simplemente se quedó allí de pie.

Luego de que terminara el video, Luxion apagó la proyección y me dijo.

“Y como ordenaste, he estado monitoreando a Marie durante estos días, pero tal y como pensamos, sus acercamientos hacia los chicos a conquistas no han salido nada bien.”

“Y que lo digas, este último me dio hasta pena. Supongo que existe una gran diferencia entre lo real y la réplica.”
Marie no se ha dado por vencida, pero por más movimientos que hizo, no podía contra Olivia-san. 

Yo me sentía aliviado, pero al parecer Luxion todavía desconfiaba mucho de ella.

“Ahora mismo todos sus planes han fracasado, pero tengo que recordarte que ella es igual que tú, amo. Deberías desconfiar más de ella.”

“¿Desconfiar aún cuando nada de lo que ha hecho le ha funcionado? La verdad ni creo que vaya a lograr algo, así que no veo necesidad de seguir vigilándola.”

“¿Entonces aborto la operación?”

“… No, vigilémosla un poco más solo por si acaso.”
No creo que suceda nada, pero no sería bueno dejarla actuar como quiera.

Por eso solo por si acaso, la seguiré vigilando.

Por culpa de todas las situaciones en la que Marie intentó interferir, me vi en la obligación de preocuparme por el desarrollo de la historia del otomege.

Y eso que yo simplemente quería mantenerme al margen y observar a Olivia-san y al resto desde la distancia.

 

Tags: read novel Ano Otomege wa Watashi-tachi ni Kibishii Sekai Desu – Marie IF Volumen 1 2, novel Ano Otomege wa Watashi-tachi ni Kibishii Sekai Desu – Marie IF Volumen 1 2, read Ano Otomege wa Watashi-tachi ni Kibishii Sekai Desu – Marie IF Volumen 1 2 online, Ano Otomege wa Watashi-tachi ni Kibishii Sekai Desu – Marie IF Volumen 1 2 chapter, Ano Otomege wa Watashi-tachi ni Kibishii Sekai Desu – Marie IF Volumen 1 2 high quality, Ano Otomege wa Watashi-tachi ni Kibishii Sekai Desu – Marie IF Volumen 1 2 light novel, ,

Comentarios